Mantén tu coche como la patena con estos trucos caseros para dejarlo reluciente

Mantén tu coche como la patena con estos trucos caseros para dejarlo reluciente

publicado en: Noticias | 0

¿Eres de lo que lava su coche todas las semanas, todos los meses o sólo te acuerdas de hacerlo una vez al año? Sea como fuere, sin duda sabrás que hay manchas de esas que hay que frotar y ni siquiera se van del todo… Salvo que sepas cómo. ¡Te contamos algunos trucos para li piar tu coche y dejarlo brillante, brillante!

Hay algunas manchas que un lavado normal no puede solucionar, manchas en el tapizado, por ejemplo, o en nuestra carrocería, que a priori nos hacen pensar: “¿Y si llevo el coche a que le hagan una limpieza profunda?”. Por supuesto, acudir a especialistas siempre es una opción válida, pero también puedes enfrentarte a ellas de forma fácil y casera, y encima sin necesidad de gastar mucho dinero, pues podrás hacerlo con productos que puedes adquirir en cualquier supermercado.

 

Limpiar la carrocería

Quizá te suene raro, pero el jabón de lavavajillas y el champú son excelentes soluciones si queremos limpiar la carrocería de nuestro coche. Y si tienes que enfrentarte a algo más serio, por ejemplo un chicle traicionero que se ha quedado pegado a tu coche como un fósil prehistórico, la solución también está al alcance de la mano: el amoniaco puede casi casi con cualquier mancha.

 

Limpiar los faros

Seguro que alguna vez has visto algún faro que parece sucio, como si fuese un cristal empañado. Este efecto se produce porque los faros de nuestro coche (en concreto el cristal del que están compuestos) pueden estropearse por la acción de los rayos ultravioleta del sol. Pero tranquilo que la solución es sencilla y mucho más cercana de lo que crees: basta con que apliques pasta de dientes y frotes la superficie de los faros con un trapo normal y corriente, para luego pasar un limpiacristales. ¡Ya verás cómo recuperan su brillo original!

 

Limpiar los neumáticos

Nuestros neumáticos sufren con la tierra, con la grava, con la nieve, la sal la basura… Los neumáticos, en fin, son la parte más expuesta del coche, pues están siempre en contacto con la superficie, y ya sabemos que el suelo no es precisamente lo más limpio que hay. Pero, ¿cómo se limpian? La solución está en un producto mágico que sirve para casi todo. ¿Lo adivinas? Efectivamente: límpialos con Coca-Cola.

 

Limpiar la tapicería

En este caso, el proceso es un poco más largo y tedioso, pero igual de sencillo. Después de aspirar la superficie y todos rincones de nuestra tapicería, hemos de lavar delicadamente la superficie con agua y jabón, ayudándonos siempre de una esponja. Si las manchas son muy rebeldes, hay otra soluciones. Por ejemplo, para las manchas de barro te recomendamos que emplees un cepillo seco para retirar las partes sólidas y uno húmedo si la mancha no acaba de irse. Si hablamos de manchas más comprometidas, como las manchas de vómito, debes saber que en este caso el tiempo es oro: actúa con rapidez, puesto que el ácido puede estropear para siempre la tapicería. ¿La solución? La más sencilla: frotar con agua y jabón.

 

Limpiar los cristales

¿Cuál es la mancha más normal en los cristales del coche? Lo has adivinado: las heces de pájaro. Son inofensivas, pero dan muy mala impresión y, si no las quitamos en seguida, pueden terminar por arruinar la pintura de la carrocería de nuestro coche. La idea es limpiar las lunas en dos fases sucesivas: primero, con una toallita húmeda; y luego retirando la mancha con un paño sin apretar mucho, pues los restos podrían acabar por rayarla chapa.

Dejar una opinión