A vueltas con el coche autónomo: ¿peligro u oportunidad?

A vueltas con el coche autónomo: ¿peligro u oportunidad?

publicado en: Noticias, Seguridad Vial | 0

A pesar de las recientes muerte en sendos accidentes de vehículos de Uber y Teslas, los coches autónomos parece que han llegado para quedarse, pero ¿qué ocurre en España?

Por un lado, tendemos todos a exagerar cuando se habla de esta tecnología. ¿Cuántos de vosotros habéis leído que el objetivo de los coches autónomos es evitar los accidentes mortales? Esto, que parece una obviedad, debe seguramente matizarse, pues que ese sea el objetivo, como ocurre con todas las medidas de seguridad implantadas con los años en los coches, no implica que en la carretera el riesgo sea cero. Además, conviene recordar que en Europa las pruebas con coches autónomos en situaciones de tráfico real están por ahora muy restringidas y altamente supervisadas, nada que ver con otros lugares como EE. UU. o China. De hecho, dichas pruebas solo se permiten en tramos de vías muy concretas y a velocidades controladas, como ocurrió hace unos años con aquel viaje de un coche autónomo de la marca Citroën que completó el recorrido Vigo-Madrid. En dicho caso, el experimento estuvo supervisado al milímetro por la Dirección General de Tráfico.

“A día de hoy, no se ha desarrollado una formación regulada específica para las pruebas con vehículos autónomos”.

Por otro lado, lo cierto es que, a día de hoy, no se ha desarrollado una formación regulada específica para las pruebas con vehículos autónomos, como si ocurre con los probadores de aviones, que deben ser experimentados pilotos con muchas horas de vuelo acreditadas. Parece que el camino sensato será seguir las pruebas en entornos controlados, habida cuenta de que esta tecnología parece imparable, como afirman y repiten sin cesar todos los gurús tecnológicos del mundo. Y lo que sí está claro, es que la intervención humana será necesaria.

Queda un tercer asunto bastante espinoso: ¿quién es el responsable en caso de accidente? ¿Podrá actuar la justicia? En este caso, quizá los registros de dichos coches puedan ser una de las soluciones, pues todos ellos incorporan mecanismos que guardan toda la información de los viajes.

 

¿Y en España? ¿Qué dicen los conductores españoles?

Un reciente estudio del Instituto Universitario de Investigación en Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia elaborado junto a Indra y la Confederación Nacional de Autoescuelas nos ofrece datos relevantes. Por lo visto, más del 75% de los españoles prefieren seguir al mando de sus vehículos y casi el 90% afirma que no se plantearía comprar un coche que incorpore esta tecnología. De los que sí adquirirían un coche autónomo, son los hombres los más dispuestos, con un 16%, frente a un escaso 9,1% por parte de las mujeres.

Así que parece que todavía estamos un poco lejos de la llegada masiva de estos vehículos, aunque no nos engañemos: los coches autónomos han llegado para quedarse, y sólo falta saber cuándo estaremos todos dispuestos a cambiar nuestros hábitos de conducción. Tiempo al tiempo, porque el futuro ya está aquí.

Dejar una opinión