¿Sexo y automoción? Te contamos qué significa el logo de Volvo

¿Sexo y automoción? Te contamos qué significa el logo de Volvo

publicado en: Noticias | 0

Quizá lo hayan ido en alguna ocasión: el logo de Volvo representa el sexo masculino. Y aunque no sea cierto, la historia de por qué la marca sueca eligió su logo tiene su miga. Te contamos algunas de sus curiosidades.

El primer emblema de Volvo apareció en el ya muy lejano 1927, hace nada menos que 90 años. La compañía, sueca para más señas (aunque en la actualidad pertenezca mayoritariamente a la compañía china Geely), optó por hacer un juego de palabras con el latín, pues el significado de volvo es, aproximadamente “yo ruedo”, toda una declaración de intenciones. La elección del nombre no fue casualidad, sino producto de una escisión con SKF, uno de los gigantes de los rodamientos, quien había registrado ya la marca Volvo antes incluso de decidirse a la manufactura coches. De hecho, fue en 1915 cuando SFK ideó la marca Volvo con el objetivo de lanzar una gama especial de rodamientos en el mercado norteamericano, más de una década antes de fabricar su primer vehículo motorizado.

En cuanto al símbolo, el célebre círculo con una flecha mirando hacia arriba que recuerda al símbolo del sexo masculino es en realidad un juego alquímico: se trata del clásico símbolo del hierro, asociado al planeta Marte y al dios Vulcano (el forjador de armas) y uno de los siete metales planetarios de nuestra antigüedad… La elección la hicieron un ingeniero y un contable llamados Cuando Gustav Larson y Assar Gabrielsson, fundadores de Volvo como marca subsidiaria de SKF, y las razones fueron de orgullo nacional: al fin y al cabo, el acero sueco tenía una merecidísima fama mundial por su calidad y robustez, dos atributos que quisieron unir a la nueva marca y que no fueron suficientes para despuntar en el mercado automovilístico hasta bien entrado el siglo XX, pues se asociaban sus vehículos con buenos coches, sí, pero también con un diseño industrial poco fino que recordaba más a los tanques de la Primera Guerra Mundial que a los hallazgos de equilibrio en el diseño de otras marcas.

 

Tuvieron que pasar décadas hasta que Volvo mereciera la consideración del público por el diseño de sus coches, y lo consiguió gracias al mítico cupé Volvo P1800 que Roger Moore, futuro Agente 007, lucía en la serie El Santo, un bombazo televisivo de la época.

 

Dejar una opinión